¿Qué es el pentesting manual?

Cómo funciona y en qué se diferencia del "automatizado"

Blog ¿Qué es el pentesting manual?

| 9 min de lectura

Contáctanos

Las pruebas de penetración o pentesting son un tipo de pruebas de seguridad en las que uno o varios hackers éticos atacan un sistema de información con la autorización de su propietario para identificar y notificar vulnerabilidades de seguridad. ¿Qué? Sí, lo sabemos. Seguramente habrás oído que es algo que también se puede realizar y conseguir mediante herramientas automatizadas específicas. Normalmente se habla de "pruebas de penetración manuales" y "pruebas de penetración automatizadas". Sin embargo, algunos consideramos y afirmamos que lo que ocurre en estas últimas no se ajusta a lo que realmente es el pentesting y que este nombre no fue más que fruto de una estrategia de mercadeo. El pentesting manual, como veremos, es el único pentesting.

¿Pruebas de penetración manuales vs. automatizadas?

Las pruebas de penetración manuales (MPT, por su nombre en inglés) son las realizadas por expertos en seguridad ofensiva denominados pentesters o hackers éticos. En su trabajo, deben utilizar como soporte herramientas de propiedad privada o pública, algunas de las cuales pueden ser herramientas automatizadas. Por otro lado, las pruebas de penetración automatizadas (APT, por su nombre en inglés) son supuestamente pentesting realizado por herramientas automatizadas. Una persona con conocimientos básicos de ciberseguridad, por ejemplo de un equipo informático corriente, podría poner en marcha este tipo de herramientas sin ningún problema.

Los pentesters en MPT simulan ataques del mundo real, empleando diversas tácticas, técnicas y procedimientos que los hackers maliciosos también podrían utilizar. Los pentesters muestran creatividad en sus formas de atacar. Pueden dar giros inesperados durante las pruebas, en función de sus objetivos y resultados. Las herramientas de APT, por el contrario, siguen un patrón estándar y delimitado. Se limitan a entregar informes con vulnerabilidades predeterminadas y conocidas, muchas de las cuales son bastante fáciles de detectar. Las herramientas no pueden hacer lo que los pentesters, esto es, identificar vulnerabilidades de día cero (es decir, problemas de seguridad previamente desconocidos).

En MPT, los pentesters buscan comprender la estructura y funcionalidad del objetivo de evaluación (ToE, por su nombre en inglés). A partir de ahí, son capaces de identificar tipos de vulnerabilidades que no se detectan o apenas se detectan en APT. Por ejemplo, la detección y verificación de algunos problemas con el manejo de datos, como Cross-site Scripting (XSS) y SQL Injection, así como fallas en la lógica de negocio y vulnerabilidades en el control de acceso, dependen más de MPT. APT se centra más en, por ejemplo, reglas de permisos defectuosas, actualizaciones faltantes y configuraciones erróneas. Las respuestas del ToE a determinados inputs pueden parecer válidas a las herramientas automatizadas cuando, en realidad, son anomalías a los ojos de los pentesters. Por su profundidad y análisis, MPT puede informar de las vulnerabilidades más complejas y críticas, las cuales, por cierto, los pentesters pueden explotar para evaluar su impacto. Algo que las herramientas no consiguen.

Dado que implica a seres humanos en una inmersión profunda, MPT suele llevar más tiempo y ser más costoso. Las herramientas de APT alquiladas o compradas realizan sus pruebas mucho más rápido, pero de forma superficial. Otro problema de estas últimas es que a menudo informan de falsos positivos. Parte del tiempo ganado en sus evaluaciones se pierde con la necesidad de verificar los falsos positivos. Los desarrolladores acaban pasando horas lidiando con mentiras. Como es más barato, APT suele aplicarse con más regularidad que MPT. Sin embargo, como en PTaaS (pruebas de penetración como servicio), MPT también puede aplicarse para evaluaciones continuas.

Los informes de algunas herramientas de APT pueden no ser muy detallados o no proporcionar recomendaciones de soluciones. Esto es diferente de lo que pueden conseguir los pentesters. Además, al evaluar más superficies de ataque a través de diversos métodos, los pentesters permiten a los equipos de desarrollo disponer de resultados para hacer frente a una gama más amplia de ciberataques. Cabe señalar que la eficacia de MPT depende de las capacidades de cada hacker ético contratado y puede variar de vez en cuando. En APT, en cambio, la eficacia está siempre predeterminada.

Fusionar ambas metodologías presentadas permite obtener beneficios de cada una de ellas. El trabajo rápido y superficial de las herramientas automatizadas permite a los pentesters invertir tiempo en evaluaciones complejas. De hecho, así es como se suele hacer un pentesting adecuado. Las herramientas contribuyen en una de sus fases a lo que podríamos decir que realmente hacen: escanear vulnerabilidades. No existen pruebas de penetración automatizadas. Eso no existe hasta ahora. Son los humanos expertos los que hacen el pentesting, dentro del cual, en una de las fases que veremos más adelante, pueden recurrir a la ayuda de herramientas automatizadas.

Pentesting de caja negra, blanca y gris

Las pruebas de penetración manuales, es decir, el pentesting propiamente dicho, pueden clasificarse en función de la información de que disponen inicialmente los pentesters:

Pentesting de caja negra

Como puede ocurrir para un atacante, en este tipo de pentesting los pentesters solo conocen el nombre y la ubicación del objetivo. No tienen ningún detalle sobre este. Es decir, desconocen la estructura, el código fuente y el funcionamiento interno del sistema que van a atacar. Por ello, los pentesters se ven obligados a recopilar mucha información y recurrir a métodos como la fuerza bruta para acceder al ToE. Esta prueba puede llevar más tiempo que las otras, en las que los propietarios del sistema dan información a los hackers éticos desde el principio. En el pentesting de caja negra, los pentesters no evalúan el código a menos que consigan acceder a él por algún motivo. Lo que hacen es centrarse en los aspectos externos y el comportamiento del ToE. Este modo de evaluación, también llamado "prueba y error", puede llevar a identificar menos vulnerabilidades en comparación con los otros modos.

Pentesting de caja blanca

En esta modalidad, también denominada pruebas de caja de cristal o pruebas estructurales, los pentesters tienen un amplio conocimiento del ToE, así como acceso a su código fuente y a otros recursos a los que pueden acceder sus desarrolladores. La revisión del código implica el uso de herramientas que no se emplean en el pentesting de caja negra. Puede ser entonces una valoración más completa e integral para la posible identificación de un número más significativo de vulnerabilidades existentes. En efecto, aunque en este caso los pentesters realizan pruebas estructurales (dándole quizás una mayor prioridad), también pueden realizar pruebas funcionales o de negocio, como en la modalidad de caja negra.

Pentesting de caja gris

En este caso, se mezclan los dos modos anteriores. Aquí los pentesters reciben información parcial sobre el ToE. Por ejemplo, solo tienen acceso a elementos internos relevantes para las pruebas programadas, como la documentación y la arquitectura, pero no al código fuente. En el pentesting de caja gris, la valoración se centra tanto en la funcionalidad como en la estructura del objetivo, pero sin ser un método de intrusión en el código.

Empieza ya con la solución Pentesting de Fluid Attacks

Cómo realizar pruebas de penetración

No existe un estándar universal para esta actividad, la cual, de hecho, implica una gran dosis de creatividad y adaptación a las características del ToE por parte de los pentesters. No obstante, suelen seguirse algunos pasos o fases generales que se presentan a continuación:

Fase de planificación

Se determina el alcance, teniendo en cuenta las políticas y normas de seguridad. Los pentesters comienzan a definir estrategias basadas en sus conocimientos y experiencia.

Fase de recolección de datos o reconocimiento

Los pentesters comienzan a recopilar información sobre el ToE. Esto dependerá del modo de prueba. Si bien es cierto que en un pentesting de caja blanca los pentesters disponen de una gran cantidad de información, profundizar en estos recursos permite dejar claro a qué podría acceder un atacante malicioso en el ToE. Existen muchas herramientas gratuitas útiles para recopilar datos sobre, por ejemplo, versiones de software y bases de datos, tipos de hardware y componentes de terceros utilizados en el ToE. (Algunas pueden encontrarse gracias al OSINT framework.) En su intento de acceder al sistema, los pentesters también pueden buscar la forma de obtener datos como usuarios y contraseñas.

El reconocimiento suele ser inicialmente pasivo y luego activo. En el primero, los pentesters recopilan información sobre el ToE sin contacto directo con este. No hay forma en este proceso de activar algún sistema de detección de intrusos ni de dejar ningún rastro. Entran en juego las búsquedas en Google, el escaneo de redes sociales y sitios como netcraft.com y archive.org. En el reconocimiento activo, en cambio, hay interacción con el ToE. La recolección de información es más intrusiva, por lo que existe la posibilidad de que los pentesters sean detectados. La idea es identificar la tecnología utilizada por el ToE y los posibles vectores de entrada y ataque. Aquí, por ejemplo, se suele realizar un escaneo de puertos para determinar aquellos que están abiertos y con qué servicios y sistemas operativos están relacionados. Uno de los escáneres de puertos más reconocidos es nmap.

En relación con lo anterior, también existe un proceso denominado enumeración. En él se examina detalladamente la superficie de ataque. Los pentesters tratan de determinar qué hay en el ToE. En función del objetivo, es posible conocer, por ejemplo, los servidores y dispositivos implicados, así como los usuarios, carpetas y archivos. Algunas herramientas de enumeración son Cain and Abel (como vimos hace algún tiempo, también se utiliza para descifrar contraseñas), Angry IP Scanner y SuperScan. Aparte de los escáneres de puertos y las herramientas de enumeración, los pentesters también pueden utilizar packet sniffers, los cuales se utilizan para interceptar y registrar el tráfico de red.

Fase de evaluación de vulnerabilidades

Los pentesters identifican posibles puntos débiles de seguridad que pueden utilizarse para acceder al sistema y causar un impacto. Aquí es donde pueden entrar en acción las llamadas "pruebas de penetración automatizadas", es decir, el escaneo de vulnerabilidades. Las herramientas pueden ser útiles para acelerar el proceso detectando algunas vulnerabilidades conocidas. Sin embargo, ya sabemos que la identificación de los problemas de seguridad de mayor riesgo depende del trabajo manual de los pentesters. En esta fase, los expertos pueden supervisar las tendencias actuales para aclarar qué amenazas son problemáticas para el ToE determinado. Además, determinan el impacto de las vulnerabilidades identificadas, teniendo en cuenta factores como el escenario de ataque, la dificultad de explotación, el efecto sobre la integridad, confidencialidad y disponibilidad del sistema, y la influencia sobre los sistemas cercanos.

Fase de explotación

Aquí hablamos explícitamente de lanzar ataques contra el ToE y evaluar el impacto real. Los pentesters desarrollan u obtienen exploits (piezas de software) para aprovecharse de las vulnerabilidades identificadas. Pueden moverse por el ToE y lograr objetivos específicos que demuestren lo que un hacker malicioso podría conseguir (por ejemplo, robo de datos e interrupción de las operaciones). En esta fase, proveedores como Fluid Attacks pueden operar en "modo seguro" para no afectar a la disponibilidad del servicio ni a las funcionalidades empresariales dentro de la organización propietaria del ToE.

Fase de notificación

Una vez los problemas de seguridad ToE son identificados y explotados, se reportan. Los pentesters deben entregar hallazgos detallados tras su interpretación y análisis adecuados. El informe incluye las ubicaciones y el alcance evaluados, las metodologías de detección, las vulnerabilidades identificadas, las metodologías e intentos de explotación de las vulnerabilidades (el trabajo de los pentesters debe ser reproducible) y las recomendaciones de remediación. Gracias a estas últimas, el propietario, quien debería disponer de un informe claro de su exposición al riesgo, puede tomar medidas correctoras para mejorar la seguridad de su sistema evaluado.

Solución pentesting de Fluid Attacks

En Fluid Attacks, las pruebas de penetración son realizadas por grupos de pentesters o hackers éticos experimentados y altamente certificados. Nuestro red team cuenta con miembros con diversas habilidades que asumen diferentes roles dentro de las pruebas. Así, por ejemplo, lo que puede escapar a un grupo puede ser descubierto por otro desde una perspectiva diferente. Utilizamos nuestras propias herramientas de análisis de seguridad para las pruebas de tipo SAST, DAST y SCA. Sin embargo, como ocurrió el año pasado y destacamos en nuestro informe State of Attacks, la detección de vulnerabilidades de severidad crítica puede depender enteramente del trabajo manual de nuestros hackers.

En nuestra solución de pentesting, comprobamos, desde la perspectiva de un atacante, la seguridad de tus aplicaciones web y móviles, infraestructuras en la nube, redes y dispositivos IoT, entre otros muchos sistemas de información. En nuestra plataforma, recibes informes continuos de nuestros hallazgos con tasas mínimas de falsos positivos y falsos negativos. Allí obtienes resultados detallados, incluyendo pruebas. Puedes asignar vulnerabilidades para su remediación a tu personal, solicitar tantos reataques como sean necesarios y contar además con el apoyo de nuestros hackers.

El pentesting es una evaluación integral realizada por expertos que no puede ser reemplazada por el escaneo de vulnerabilidades. (Si quieres dar el primer paso en seguridad probando un escaneo con nuestro software de escaneo de vulnerabilidades, solicita nuestra prueba gratuita de 21 días). Es sorprendente la cantidad de personas que creen que ambas cosas son lo mismo. Pero sí que hay estafadores en el mercado, y pueden decirte que hacen pruebas de penetración cuando, en realidad, lo que aplican es escaneo de vulnerabilidades. No te dejes engañar. Si quieres más detalles sobre en qué basar tu elección del proveedor de pentesting adecuado para tu organización, lee nuestro artículo "Choosing the Right Pentesting Team". Si estás interesado en conocer el modelo PTaaS (que implica pruebas de penetración continuas) y sus beneficios para tu empresa, te invitamos a leer "Pentesting como servicio". ¿Alguna duda? No dudes en contactarnos.

Suscríbete a nuestro blog

Recibe el boletín semanal de Fluid Attacks.

Blog posts recomendados

Quizá te interesen los siguientes posts similares.

Foto por FlyD en Unsplash

Gestionando la cadena de suministro de software en el sector financiero

Foto por Robs en Unsplash

Las violaciones de datos más graves cometidas en el sector financiero

Foto por Towfiqu barbhuiya en Unsplash

Consejos y más sobre la protección de datos en este sector

Foto por Jasmin Egger en Unsplash

Si tu capa esencial de seguridad es vulnerable, estás frito

Foto por Christian Wiediger en Unsplash

La necesidad de mejorar la seguridad en el sector fintech

FOto por Claudio Schwarz en Unsplash

¿Es tu servicio financiero tan seguro como crees?

Foto por mitchell kavan en Unsplash

Poniendo en práctica el modelo zero trust

Inicia tu prueba gratuita de 21 días

Descubre las ventajas de nuestra solución Hacking Continuo, de la cual ya disfrutan cientos de organizaciones.

Inicia tu prueba gratuita de 21 días
Fluid Logo Footer

Hackeando software durante más de 20 años

Fluid Attacks analiza aplicaciones y otros sistemas, abarcando todas las fases de desarrollo de software. Nuestro equipo ayuda a los clientes a identificar y gestionar rápidamente las vulnerabilidades para reducir el riesgo de ciberincidentes y desplegar tecnología segura.

Copyright © 0 Fluid Attacks. We hack your software. Todos los derechos reservados.