Ciberseguridad en la banca

Una gran comodidad conlleva un mayor riesgo

Blog Ciberseguridad en la banca

| 8 min de lectura

Contáctanos

Como muchas otras industrias, el sector bancario ha emprendido gradualmente una transformación digital en los últimos años. Esta transición ha traído consigo oportunidades nuevas e interesantes, tanto para las empresas como para los particulares. La comodidad de la banca en línea es indiscutible. Con unos pocos clics, se pueden consultar saldos, transferir fondos o pagar facturas.

Sin embargo, una gran comodidad conlleva una gran responsabilidad, especialmente en lo que se refiere a la ciberseguridad. Los bancos están constantemente asediados por atacantes que buscan explotar vulnerabilidades y robar a sus clientes el dinero que tanto les ha costado ganar así como información que podría aprovecharse en un rescate o venderse en la dark web.

Estadísticas y consecuencias de ciberataques en la banca

Las estadísticas y los incidentes recientes dibujan el panorama actual al que se enfrentan los bancos. Estos, junto con otros tipos de instituciones del sector financiero, son objetivos predilectos para los ciberdelincuentes. Esto es lo que informan las estadísticas:

  • Un informe sobre DDoS de 2023 informa que un tercio de todos los ataques de denegación de servicio distribuidos (DDoS) se dirigieron al sector financiero, lo que lo convierte en la industria más atacada.
  • Un reporte de Sophos sobre el estado de los ataques de ransomware indica que los servicios financieros, incluidos los bancos, siguen siendo un mercado muy atacado, pasando del 55% en el informe de 2022 al 64% en el de 2023.
  • El reporte del costo de violación de datos 2023 de IBM estima que el costo promedio de un ciberataque a una institución financiera es de aproximadamente 5,9 millones de dólares.
  • Entre 2019 y 2020, los servicios financieros de todo el mundo recibieron multas que ascendieron a 10.400 millones de dólares por parte de las entidades reguladoras a causa de incumplimientos.
  • Fortunly informó que el 92% de los cajeros automáticos son vulnerables a los ataques.
  • Los reguladores estadounidenses multaron al banco Capital One con 80 millones de dólares después de una violación de datos en 2019. Esta violación expuso la información de alrededor de 100 millones de usuarios en Estados Unidos y alrededor de 6 millones en Canadá.

Las repercusiones de los ciberataques exitosos en los bancos pueden ser profusas. Siempre existe la posibilidad de pérdidas financieras asociadas con fondos robados, pagos de rescates por ransomware, honorarios de abogados, gastos de recuperación, entre otros. Los bancos también pueden enfrentarse a cuantiosas multas por infracciones de la regulación. Otra repercusión es el tiempo de inactividad derivado de una interrupción operativa. Los daños a la reputación, la pérdida de confianza y de clientes son las consecuencias menos deseables, pero más probables, a las que puede enfrentarse un banco tras un incidente.

Regulaciones de ciberseguridad en la banca

Los bancos operan bajo rigurosos marcos reguladores destinados a garantizar la seguridad de los sistemas financieros, incluida la protección de los datos de los clientes. Las entidades reguladoras cambian de un país a otro, pero todas buscan formas de proteger al consumidor.

Por ejemplo, en Estados Unidos, hay varias regulaciones obligatorias que cumplir, como:

  • Lla de la autoridad interinstitucional FFIEC (Federal Financial Institutions Examination Council)
  • Las políticas y normas de protección de los titulares de tarjetas PCI DSS (Payment Card Industry Data Security Standards).
  • La Unión Europea tiene el GDPR (General Data Protection Regulation) que determina cómo se usan y protegen los datos de los ciudadanos de la UE.
  • El Reino Unido tiene su equivalente, el Data Protection Act.
  • Singapur cuenta con la agencia reguladora MAS (Monetary Authority of Singapore).
  • Canadá cuenta con OSFI (Office of the Superintendent of Financial Institutions).

Y así sucesivamente.

El cumplimiento con estos y otros organismos reguladores requiere actualizaciones constantes de los protocolos que deberían incluir pruebas de seguridad preventivas, informes exhaustivos de incidentes y auditorías periódicas, garantizando así las medidas de ciberseguridad robustas que los bancos deben seguir.

Los retos de la ciberseguridad bancaria

Tradicionalmente, los bancos operan con departamentos separados que utilizan sistemas diferentes y buscan alcanzar sus propios objetivos. Esta falta de integración ha obstaculizado el crecimiento, restringido la escalabilidad, disminuido la satisfacción del cliente y facilitado la propagación de vulnerabilidades de seguridad.

El panorama bancario actual implica una vasta red de tecnologías interconectadas, que incluyen desde plataformas móviles hasta servicios en la nube. Esta interconexión amplía la superficie de ataque (es decir, crea muchos posibles puntos de entrada para los ciberdelincuentes). Otras circunstancias, como el aumento de la dependencia de los canales digitales, los entornos personalizables en la nube y el uso de software de terceros también han creado una mayor superficie de ataque.

Otros retos están alimentados por varios factores. Hay que tener en cuenta los sistemas antiguos desactualizados y un personal poco preparado que carece de los conocimientos necesarios. La evolución de las tácticas de los ciberdelincuentes, como la ingeniería social y los ataques de spear-phishing, las herramientas avanzadas como los kits de explotaciones e incluso el aprendizaje automático manipulado para aprovechar las vulnerabilidades son también factores que contribuyen a la proliferación de las ciberamenazas.

Inicia ahora con la solución de gestión de vulnerabilidades de Fluid Attacks

Importancia de la ciber higiene bancaria

Una cultura de ciber higiene en los bancos fomenta un entorno bancario digital más seguro. Su propósito es proteger los activos valiosos, mantener la confianza de los clientes, cumplir los requisitos regulatorios y garantizar la estabilidad operativa. Es algo más que implementar soluciones técnicas; se trata de crear una responsabilidad compartida en la que tanto los empleados como los clientes comprendan la importancia de las buenas prácticas de ciberseguridad. Este planteamiento colectivo es vital para evitar violaciones de datos, instalación de malware y otros incidentes que pueden interrumpir los servicios bancarios.

Ciber higiene bancaria

A continuación exponemos las prácticas clave para cultivar una ciber higiene sólida dentro de una entidad bancaria:

  • Marco de seguridad robusto: Implementar un marco de seguridad integral como el Marco de Ciberseguridad de NIST o el ISO 27001. Estos marcos proporcionan un enfoque estructurado para identificar, proteger, responder y recuperarse de un ciberataque. Otro marco que recomendamos es el modelo de seguridad Zero Trust, y su solución ZTNA. Zero trust se basa en principios como el privilegio mínimo, la autenticación y supervisión continua, la microsegmentación y la presunción de violación. Todos estos principios contribuyen a mejorar la ciberseguridad de un banco.

  • Evaluación habitual de los riesgos: Realizar evaluaciones de riesgos periódicas para identificar posibles amenazas a la infraestructura de TI, aplicaciones y procesos, así como su impacto y propensión. Esto ayudará a crear una estrategia de gestión de riesgos que contribuya, entre otras cosas, a priorizar y gestionar las vulnerabilidades de forma rápida y eficaz.

  • La privacidad de los datos como prioridad: Una de las principales preocupaciones de las regulaciones y leyes es este punto. La protección de datos incluye varios procesos y prácticas que analizamos en otro post del blog.

  • Seguridad multinivel: Implementar una defensa por capas con firewalls, sistemas de detección de intrusos, cifrado de datos y la muy recomendable MFA. La autenticación multifactor añade una capa adicional de seguridad, ya que va más allá de las contraseñas. Requiere múltiples formas de autenticación, y puede exigirse a empleados, clientes e incluso proveedores.

  • Supervisión y pruebas continuas: Vigilar continuamente la actividad de la red y los sistemas de seguridad buscando vulnerabilidades para poder detectarlas y solucionarlas rápidamente. Esto incluye pruebas de penetración frecuentes (obligatorias en algunos estándares, p.ej. PCI DSS, SWIFT CSCF) y escaneo de vulnerabilidades. Ambas son soluciones proporcionadas por Fluid Attacks, en las que la experiencia de su equipo de hacking se suma a las capacidades de escaneo de su herramienta automatizada.

  • Plan de respuesta a incidentes: Todos los bancos deben tener un plan de respuesta a incidentes establecido y claro que describa los procedimientos para detectar, contener y recuperarse de los ciberataques.

  • Gestión de proveedores externos: Antes de permitir el acceso a cualquier sistema, evaluar la postura de ciberseguridad de los proveedores con los que el banco está considerando trabajar. Las entidades financieras deben asegurarse de que la seguridad del proveedor está alineada con la suya.

  • Actualización constante: Mantener una cultura de actualización continua de los sistemas con los últimos parches y configuraciones.

  • Capacitación de los empleados: Capacitar regularmente al personal sobre las buenas prácticas de ciberseguridad, la concientización sobre el phishing y tácticas de ingeniería social para minimizar los errores humanos.

  • Educación del cliente: Informar a los clientes sobre las amenazas a la seguridad en línea y motivarlos para que se protejan, esto por medio de correos electrónicos informativos. Promover prácticas seguras, como el uso de contraseñas robustas y la activación de MFA, y proporcionarles información sobre correos electrónicos o llamadas telefónicas de phishing.

Lista para evaluar la seguridad

Los responsables de seguridad pueden plantearse a sí mismos y a sus equipos preguntas como las siguientes para evaluar la postura de ciberseguridad de su banco:

  • ¿Se realizan con regularidad evaluaciones de riesgos, análisis de vulnerabilidades y pruebas de penetración?
  • ¿Se aplican los controles de acceso correctos para restringir el acceso a la información sensible?
  • ¿Se garantiza el cifrado de extremo a extremo para todos los datos, tanto en tránsito como en reposo?
  • ¿Se aplica el MFA en todos los sistemas críticos?
  • ¿Se actualizan y parchean continuamente todos los programas y sistemas?
  • ¿Dispone el banco de un plan fiable de respuesta a incidentes que incluya esquemas de comunicación y procedimientos post-ataque para hacer frente al ciberataque?
  • ¿Están capacitados los empleados para reconocer e informar sobre cualquier amenaza cibernética?
  • ¿Son conscientes los distintos departamentos del banco de su responsabilidad compartida en materia de ciberseguridad?
  • ¿Incluye el consejo de directivos a personas que posean conocimientos sobre ciberseguridad?

Mitigación de riesgos en el desarrollo de aplicaciones bancarias

Integrar la seguridad en la estructura de las aplicaciones bancarias desde el principio es fundamental para mitigar los ciberriesgos. Los riesgos pueden identificarse en una fase temprana del ciclo de vida de desarrollo del software (SDLC) mediante la integración de factores de seguridad. Esto puede incluir un análisis preliminar para comprender las necesidades del banco y ejercicios con modelos de amenazas para identificar posibles vulnerabilidades.

Otra forma de mitigar los riesgos es aplicar estándares de codificación que den prioridad a la seguridad, así como realizar revisiones constantes del código para identificar y corregir las vulnerabilidades en una fase temprana. La solución de revisión de código fuente de Fluid Attacks combina la ventaja de las herramientas de revisión de código fuente con la de la revisión manual. Esto permite una identificación temprana y precisa de los puntos débiles y una remediación pronta de los mismos.

Otras estrategias de mitigación en desarrollo podrían incluir la creación de planes para mitigar los riesgos, adoptando un modelo de desarrollo seguro como el marco de evaluación de riesgos de OWASP para proporcionar un enfoque estructurado. El uso de software y bibliotecas de código abierto bien verificadas ayudan a prevenir riesgos adicionales.

Por último, la integración de las pruebas de seguridad en los pipelines CI/CD (y la desactivación de dichos pipelines si se detectan fallos en el código) puede ayudar a detectar vulnerabilidades y remediarlas antes de que se desplieguen. Esto puede ahorrar a todos tiempo y dinero que, de otro modo, se destinaría a gastos de reparación.

La solución de Fluid Attacks para el sector bancario

Los retos y amenazas que acechan a los bancos no van a terminar. Cada vez son más complejos y menos fáciles de detectar. En lugar de esperar a que los atacantes exploten las vulnerabilidades, los bancos pueden adoptar una solución como la que ofrecemos. Nuestro enfoque proactivo de la gestión de vulnerabilidades ha ayudado a los bancos a mejorar continuamente su postura de seguridad y a adelantarse a la evolución constante de las ciberamenazas.

Nuestra solución Hacking continuo es la opción AppSec ideal para los bancos. Nuestra solución integral no solo utiliza herramientas automatizadas de escaneo de vulnerabilidades como SAST o SCA, sino que también aprovecha la IA, así como a nuestro equipo de hacking experto para identificar y explotar vulnerabilidades a lo largo del SDLC. Y como se ha mencionado anteriormente cuanto antes identifiquemos y notifiquemos una vulnerabilidad, más protegida estará tu aplicación. Hablando de reportes, la visibilidad que nuestra plataforma provee es extensa. Gestionar las vulnerabilidades es más fácil ya que puedes informarte sobre el problema de seguridad, su gravedad y ubicación, priorizarlo, asignarlo a tu equipo e incluso recibir sugerencias de solución de nuestros hackers. Conoce nuestra plataforma aquí.

Dado que buscamos agilizar el proceso de trabajo de tus desarrolladores, nuestra plataforma se integra fácilmente con sistemas existentes, lo que mejora la eficiencia y escalabilidad del proceso de gestión de vulnerabilidades. Con nuestras funciones de integración, puedes crear issues desde GitLab, Azure DevOps o Jira automáticamente, encontrar problemas de seguridad en tus ambientes de nube AWS o GCP, y utilizar la extensión VS Code para ir a la línea de código específica en la que se descubrió la vulnerabilidad, aprovechar la IA generativa para obtener sugerencias de correcciones, y mucho más. Consulta qué extensiones pueden serte útiles aquí.

El camino hacia una postura de ciberseguridad robusta es continuo, repetitivo, requiere vigilancia, adaptabilidad y compromiso. Nosotros, en Fluid Attacks, queremos formar parte de ese camino. Contáctanos y permítenos mostrarte lo que podemos hacer por ti.

Suscríbete a nuestro blog

Recibe el boletín semanal de Fluid Attacks.

Blog posts recomendados

Quizá te interesen los siguientes posts similares.

Foto por Wilhelm Gunkel en Unsplash

Transparencia por menos ataques a la cadena de suministro

Foto por Sarah Kilian en Unsplash

Desarrolla apps bancarias que resistan ataques DDoS

Foto por Towfiqu barbhuiya en Unsplash

Garantizar cumplimiento y seguridad en el sector bancario

Foto por FlyD en Unsplash

Gestionando la cadena de suministro de software en el sector financiero

Foto por Robs en Unsplash

Las violaciones de datos más graves cometidas en el sector financiero

Foto por Towfiqu barbhuiya en Unsplash

Consejos y más sobre la protección de datos en este sector

Foto por Jasmin Egger en Unsplash

Si tu capa esencial de seguridad es vulnerable, estás frito

Inicia tu prueba gratuita de 21 días

Descubre las ventajas de nuestra solución Hacking Continuo, de la cual ya disfrutan cientos de organizaciones.

Inicia tu prueba gratuita de 21 días
Fluid Logo Footer

Hackeando software durante más de 20 años

Fluid Attacks analiza aplicaciones y otros sistemas, abarcando todas las fases de desarrollo de software. Nuestro equipo ayuda a los clientes a identificar y gestionar rápidamente las vulnerabilidades para reducir el riesgo de ciberincidentes y desplegar tecnología segura.

Copyright © 0 Fluid Attacks. We hack your software. Todos los derechos reservados.